Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

LA EVAPORACIÓN AL VACÍO EN LA INDUSTRIA GALVÁNICA

03-07-2019

En la industria del tratamiento de superficies el principal problema medioambiental que nos encontramos, es que las piezas una vez tratadas arrastran parte del baño consigo, contaminando las aguas de enjuague.

Las piezas producidas han de terminar bien limpias, sin sales ni contaminantes orgánicos, que puedan dejar manchas en la superficie. Por ello, el agua que se debe usar en los últimos enjuagues ha de ser lo más limpia posible, y esta arrastra todos los contaminantes consigo, convirtiéndose en un vertido potencialmente peligroso para el medioambiente.

También en el momento en que un baño se agota, por contaminación o por desajuste de algún componente, se convierte en un residuo peligroso.



                                                                                                       Imagen 1:
Piezas galvanizadas. 


En el sector, se han utilizado principalmente las depuradoras físico-químicas para el tratamiento de estas aguas. La depuradora físico-química, elimina el cianuro, reduce el cromo hexavalente, y precipita y filtra con bastante eficacia los metales pesados, pero nos presenta los siguientes inconvenientes:

  • No precipita metales como el Boro, que actualmente se considera muy contaminante.
  • Es incapaz de eliminar o precipitar aniones como: nitratos, nitritos, sulfatos o cloruros, entre otros.
  • No permite el reaprovechamiento del agua, lo cual nos obliga a realizar un vertido, que puntualmente puede estar fuera de parámetros, con cualquier pequeño desajuste. Este último punto, nos obliga a dedicar mucho tiempo por parte de los operarios de mantenimiento, que nos tendrán que asegurar que todo está funcionando correctamente en todo momento.

Con la Evaporación al Vacío todos estos inconvenientes desaparecen, ya que podemos obtener un agua completamente exenta de sales (con conductividades inferiores a 100 microS), sin metales pesados ni componentes orgánicos, que podrá ser reutilizada en los enjuagues. Este sistema nos permite eliminar el vertido industrial, acabando con cualquier posibilidad de verter agua residual industrial, fuera de los parámetros que marca la legislación vigente.

Con la Evaporación al Vacío, aplicada en el sector galvánico, podemos llegar a lo que se conoce como VERTIDO CERO, aunque en las grandes instalaciones nos vemos obligados a realizar un proyecto completo, compuesto por una combinación de distintas tecnologías como son: resinas de intercambio iónico, proceso químico-físico, evaporación al vacío, osmosis, carbón activo, etc. 




                                                             Imagen 2: Proyecto completo de tratamiento de aguas, combinación de varias tecnologías. 


Nuestra marca C&G, está presente en empresas de tratamiento de superficies de los cinco continentes, posibilitando a todas ellas una gestión del agua sostenible y una producción industrial respetuosa con el medio ambiente.

 

Volver